TEMPLO DE CRISTO REY



La orden de Santo Domingo fundó su convento en San Juan de Pasto en 1572, de inmediato inició la construcción de su Iglesia, se llamo de Santo Toribio hasta finales del siglo XVIII, la plazuela se conoció siempre como de Santo Do­mingo. La Iglesia ocupaba el lugar en que hoy se levanta el hermoso templo de Cristo Rey, de la compañía de Jesús.
Emplea­ron varios años en la construcción, se hizo con anchos muros o tapias de tierra apisonada, en mampostería los arcos y columnas. El Oidor de Quito don Luis de Quiñones dijo en su informe de 1615 que el templo del convento de Santo Domingo era "muy buena Iglesia, con capillas y algunas imágenes devotas”.


templo_cristo_rey_pasto_narino_colombia_031508.jpg
Es oportuno recordar aquí que los padres de la Compañía de Jesús se establecieron en Quito en 1585 y dieron misiones en Pasto en 1589 y 1614. Fue tan notable su éxito que la gente solicitó el establecimiento de los Jesuitas en Pasto, tras rei­teradas peticiones fijaron su residencia en la ciu­dad hacia 1644 y en 1711 fundaron convento, y abrieron colegio en 1717. Con donaciones y li­mosnas iniciaron la construcción de una iglesia y del colegio, obras que adelantaron en buena parte, una y otro estaban situados en donde hoy se le­vanta la Universidad de Nariño y las casas adya­centes hasta la carrera 24.
Con beneplácito de los padres de familia sirvieron la educación de la juventud pastusa hasta el 7 de septiembre de 1767, día en que abandonaron la ciudad obligados por la supre­sión de la Compañía de Jesús en los dominios de España, decretada por Carlos III. En 1797 la casa que fue Colegio de los Jesuitas era cuartel y los mu­ros iniciados para la construcción de la iglesia esta­ban abandonados, aparentaban ruinas de un gran edi­ficio. Cuando los Jesuitas regresaron a Pasto se les confió la Iglesia de Santo Domingo.
Al colonial templo no arrui­naron los embates de la naturaleza hasta 1930; en ese año los padres Jesuitas determinaron tumbar la vieja Iglesia y levantar en su lugar el hermoso templo de Cristo Rey que es, sin duda, uno de los mejores y más bellos de la ciudad. Construido hacia los años 30 del siglo XX, gracias a la idea del sacerdote Jesuita Rafael Toro, rector del colegio San Francisco Javier; levantado en el mismo lugar que ocupó el templo de Santo Toribio en el año 1572, cuando arribó a la villa de Pasto la orden de Santo Domingo. Además de heredar de la comunidad Dominica el espacio físico, Cristo Rey alberga la imagen del Cristo de Sibundoy, adquirida en el año de 1583 y considerada una de las joyas artísticas y religiosas del templo, objeto constante de amor de la gente de Pasto y una de las imágenes que en la ciudad ha recibido más culto.

ESTILO ARQUITECTONICO Y DISEÑO ARTISTICO


En la fachada del templo, de tipo romano gótico, se evidencian dos torres gemelas que rematan con ángeles, uno en cada vértice, y en el centro se levanta, a 36 metros de altura, la dominante imagen de Cristo Rey rodeada por esculturas que representan a la humanidad. Esta imponente estatuaria corresponde al ingenio y concepción artística del "Escultor de los Vientos", el maestro Marceliano Vallejo oriundo del municipio de El Contadero, Nariño. Así mismo, sobresale la enorme escultura externa de San Ignacio de Loyola, elaborada en mármol por el escultor ecuatoriano Eloy A. Campos.
En su interior, sobre el muro de la fachada, se aprecian dos grandes óleos pintados por el artista nariñense Isaac Santacruz.. En el retablo central se venera la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. A su alrededor se encuentran diecinueve obras talladas en madera de gran valor artístico: once de ellas trabajadas por artistas ecuatorianos y ocho por el maestro pastuso Alfonso Zambrano Payán.
Éstas últimas fueron donadas por el comerciante Julio Jiménez a la Comunidad Jesuita. El pastuso Alfonso Chaves Enríquez, maestro del esteticismo con la laminilla de oro, plasmó su laborioso arte en los retablos de este templo, así como en otros de la ciudad. En la sacristía se conserva parte de los ornamentos sagrados bordados en plata y oro, atribuidos a la generosidad de la reina Juana la Loca, de quien se dice los bordó con su propia mano para enviarlos como sendos obsequios a las ciudades de Pasto y Tunja.
Cristo Rey constituye una de las obras más relevantes de la arquitectura religiosa. Acerca del templo y su arquitectura dice el doctor Guillermo Edmundo Chaves: "Muchos elogios suscita este templo que marca una nueva meta de superación en nuestras expresiones de arte. Su estilo se separó de las líneas usuales del románico, para idear el despliegue de una original estructura románica moderna, de finas columnas y amplísimos arcos, que permiten apreciar de cualquier parte el conjunto maravilloso.
Los ventanales, en sus dos secciones, son de líneas modernas y complementan la sencilla pero admirable decoración, con sus vitrales deslumbrantes. Afuera lucen las dos almenas de sus torres. En el vasto recinto se destacan un crucifijo de piadosa tradición, dos altares donados por familias prestantes y una Inmaculada bellísima", obra del maestro Isaac Santacruz.




CATEDRAL DE PASTO



external image catedralpasto.jpg


En tiempos pasados, este lugar estuvo ocupado por la Capilla de San Francisco de Asís, destruida después de la profanación y saqueo que sufrió la ciudad durante los incidentes del 24 de diciembre de 1822.

Los Franciscanos salieron de Pasto cuando la supresión de los conventos menores ordenada por el Congreso de 1839 y nunca regresaron, la Iglesia de San Francisco se deterioró desde entonces y poco antes de terminar el siglo XIX fue derruida; en su lugar se levantó suntuoso templo que se inicio el 25 de octubre de 1899 con la bendición de la primera piedra por el Obispo de Pasto San Ezequiel Moreno Díaz y el 1 de enero de 1920 fue consagrada e inaugurada como la catedral de Pasto por Monseñor Antonio María Pueyo de Val. El Templo del Sagrado Corazón de Jesús o de San Francisco, fue erigida sede episcopal de Pasto el 5 de agosto de 1920; no se la llamó nunca por su verdadero nombre, se la dijo la Catedral Nueva y los pastusos de la vieja guardia por el culto al viejo pasado, la llamaron siempre de San Francisco.

ESTILO ARQUITECTONICO Y DISEÑO ARTISTICO


La Catedral fue levantada siguiendo los parámetros arquitectónicos clásicos: por el exterior dórico, para indicar su solidez y por el interior corintio, para comunicar su hermosura. El templo consta de cuatro amplias naves y de una fachada principal de especial simetría y elegante estructura. Por ello, quien por primera vez entra a visitar a Jesús Sacramentado tiene la impresión de estar bajo las bóvedas de una grandiosa basílica romana.

En el fondo del retablo mayor se destaca su Ara o Altar formado de una sola piedra, con una longitud de tres metros con treinta y tres centímetros por sesenta centímetros de ancho, labrada por el cantero pastuso Luis Pazmiño. Los retablos fusionados a los altares son de gran valor artístico, en ellos se veneran preciosas imágenes. Sobre su parte derecha se encuentra la capilla de Jesús Sacramentado y la imagen de la Inmaculada Concepción. El altar de la capilla de Jesús Sacramentado y los muebles que se hallan a ambos lados, para asiento de los señores canónigos de la Catedral, son obras del renombrado arquitecto y ebanista pastuso Lucindo Espinoza. El grandioso retablo que cubre todo el ábside del presbiterio está formado por ocho columnas, rematadas por un amplio tímpano sobre el cual descansa un sol sostenido por un ángel.

Es una obra de exquisito gusto, tallada en madera de cedro, dorado totalmente y, en sus mínimos detalles, ajustada rigurosamente al orden corintio. En el centro de este retablo, en su nicho principal, se venera la imagen del Sagrado Corazón de Jesús elaborada en magnífica talla. Entre los intercolumnios se encuentran las imágenes del Inmaculado Corazón de María y de San Juan Bautista. En lo más alto del ábside, entre nubes de ángeles, está la imagen del Padre Eterno, donada por el Señor Olegario Medina, ex gobernador de Nariño.

El arte nariñense se hace presente en el templo catedralicio con óleos de los maestros Isaac Santacruz y Miguel Astorquiza; así mismo el artista José León Erazo decoró la nave central, el artista Alfonso Chaves tuvo en sus manos el trabajo de dorar el retablo del presbiterio, los altares de la capilla de San José y San Francisco, el ábside de la capilla del Santísimo y los arcos de la nave central. Por su parte, el maestro Efraín Burbano fundió la campana mayor del templo, cuyo peso es de 90 arrobas. Las únicas reliquias que se conservan desde la época del templo de San Francisco son: la talla de Jesús Crucificado, que hoy hace parte de la capilla del Santo Sepulcro; un cuadro de San José, recordando la huida de la Sagrada Familia a Egipto; una gran cruz de madera, usada en la ceremonia del descendimiento el día Viernes Santo y la imagen de San Francisco de Asís.

El órgano de la Catedral de Pasto fue fabricado en Suiza y despachado a la ciudad en 1921 sufriendo, en el trayecto de Barbacoas a Pasto, graves desperfectos. Esta reliquia patrimonial fue restaurada por el organero antioqueño Juan Carlos Ángel y reestrenada con la ejecución del maestro nariñense Jesús Gomajoa, el 24 de marzo de 2006 -jueves santo. En la actualidad funciona perfectamente por cuanto le fue adaptado un motor eléctrico para sustituir el sistema de pedales.

En el interior de la Catedral existen dos sarcófagos, tallados en piedra por el señor Luis Pazmiño, donde reposan los restos mortales de los obispos de Pasto: Antonio María Pueyo de Val, Hipólito Agudelo y Jorge Giraldo Restrepo. Por su belleza arquitectónica, su valor histórico, sus obras de arte y por ser un espacio de recogimiento interior, el templo de la Catedral es un lugar digno de ser visitado.


Dirección: Carrera 26 No. 17 - 23
CentroTeléfono: (092) 7233328
Horario de visitas:
Lunes a Sábado: 7:00 a.m. a 10:00 p.m. y 3:00 p.m. a 7:00 p.m.

Domingo: 7:00 a.m. a 1:00 p.m.
Fuente: NARIÑO: Ruta del Arte y la Arquitectura Religiosa - Gobernación de Nariño.






TEMLO DE FATIMA


El 5 de febrero de 1950 llegó proveniente de Portugal la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima, que permaneció cerca de cuatro años en el templete del patio del Buen Pastor o Asilo Luis Zarama, en el sitio conocido como Alambra, hoy Fátima.

La construcción del templo en honor a la Virgen para la veneración de la imagen del inmaculado Corazón de María de Fátima, se inició el 2 de febrero de 1951, bajo la orden del obispo Diocesano Emilio Botero González y con la colaboración del capellán del Buen Pastor Luis Yépez, en los terrenos cedidos por las Hermanas del Buen Pastor y con los planos elaborados por el arquitecto nariñense Carlos Santacruz Burbano. Este templo, inaugurado el 13 de octubre de 1954, fue el primer Santuario Mariano dedicado a la Virgen de Fátima en Colombia y se erigió como parroquia el 8 de abril de 1970.


ESTILO ARQUITECTONICO Y DISEÑO ARTISTICO


Es románico ultramodernista, en su área se forma una amplia Cruz Latina, su altar único ocupa el centro del crucero y en la cumbre del templete, sostenido por cuatro columnas torneadas en espiral, está la preciosa imagen de la Virgen de Fátima que alumbra su amorosa luz. En los muros del templo se observa una serie de amplios y elegantes vitrales. El ara o altar es una enteriza laja blanca sobre bases de mármol negro. La luz entra a torrentes y el iris de sus vitrales amplios juegan como un encantado caleidoscopio.

Por su estilo arquitectónico, por su especial decoración y por su advocación, este templo ha sido objeto de especial cariño y veneración por parte de los feligreses que diariamente lo visitan.

Dirección: Calle 18 A # 13 – 52


TEMPLO DE LA MERCEDES


Es hecho cierto que sacerdotes de la orden de la Merced acompañaron a los conquistadores. Esta orden se estableció en Pasto antes de 1561, de ello no hay duda; aún se afirma documentalmente que se avecindaron en la villa en 1539 y que fue este el segundo convento que se construyó en Pasto, la edificación la efectuó Fray Tomás de Cuenca y el convento se llamó de San José. La primera Iglesia de la Merced debió ser, como la Iglesia Matriz, una choza de bahareque cubierta de paja, no se conoce documento al respecto. En 1562 se inició la construcción de una igle­sia de magníficas características, con muros y arcos de cal y canto, se terminó en 1609.
En 1637 continuaron los trabajos de mejoramiento de la Iglesia y en 1646 se construyo un taberná­culo de tres cuerpos con tres nichos para la Vir­gen y dos santos. El 23 de marzo de 1756 los miembros del Cabildo de Pasto, postrados ante la imagen de la Virgen de las Mercedes, prometieron en nom­bre de la ciudad y bajo juramento, ayunar en adelante el 23 de septiembre de cada año y el 24 celebrar solemnemente su fiesta; esta última promesa se cumple desde entonces y la hicieron nuestros padres para implorar la protección de la Virgen contra las temibles amenazas de ese terrible Volcán.
El magnífico templo de la Merced sufrió mu­chos desperfectos con los temblores y terremo­tos que a lo largo de los años soportó la ciudad; los del 4 de abril de 1768 atribuidos al volcán Cotopaxi del Ecuador, rompieron dos de los ar­cos principales y desplomaron el famoso arte-sonado de madera ricamente dorada; tos sismos de 1785 aumentaron los daños hasta temerse la ruina de tan valiosa fábrica.
Movimientos sísmicos posteriores aumentaron los daños que ya eran considerables y que no habían podido remediarse plenamente. Los fuertes temblores de 1822 tumbaron la sun­tuosa portada del templo y cayeron los leones de oro; el 20 de enero de 1834 un nuevo terremoto, mayor que los anteriores, dejó en ruinas la totali­dad de la Iglesia y del convento, los sacerdotes se refugiaron en casas particulares.


ESTILO ARQUITECTONICO Y DISEÑO ARTISTICO
El templo en su estructura y decoración es románico clásico. Entre sus detalles destacados se encuentra una escalera de madera en forma de caracol, denominada "escalera de ojo", porque no posee un eje de adherencia. Esta obra, realizada por el maestro Lucindo Espinosa, es catalogada como una joya arquitectónica, de la cual existen solo dos o tres en el mundo. El retablo, igualmente diseñado por Espinosa, posee tres armoniosos nichos que albergan las estatuas del Sagrado Corazón de Jesús, de la Virgen de las Mercedes y de San José. Este templo es el más visitado de la ciudad por cuanto allí es venerada la imagen de la Virgen de las Mercedes, Patrona de Pasto.
La corona de la Virgen de las Mercedes, fue elaborada en Ecuador. Tiene numerosas piedras preciosas. Pesa tres y media libras de oro. La cruz en la que termina la corona perteneció, al pectoral de monseñor Ezequiel Moreno Díaz, hoy Santo de la Iglesia Católica. Así mismo, La Patrona de Pasto porta el bastón de mando del coronel español Basilio García, quien luchó contra el libertador Simón Bolívar en la batalla de Bombona.






TEMPLO DE SAN AGUSTIN


El templo de San Agustín es uno de los más antiguos de la ciudad y perteneció, hasta mediados del siglo XX, a los padres Agustinos que habían llegado a Pasto en 1585. El actual templo, con características coloniales en su aspecto exterior, fue levantado después del terremoto de 1834 cuando numerosas edificaciones religiosas fueron destruidas.

ESTILO ARQUITECTONICO Y DISEÑO ARTISTICO


Su estilo del templo actual es románico con ciertas reminiscencias de otros templos agustinos que se hallan en otros sitios del país. En el altar o retablo mayor se encuentra una concha artística elaborada en madera, de la cual parece ascender la estatua de San Agustín, su frontis y torres, están hechas de cal y canto y ladrillo, tienen un marcado parecido con el templo de la Candelaria en Bogotá, regido por los padres Agustinos.

San Agustín alberga históricas imágenes propias de la Escuela Quiteña del siglo XVIII. Entre ellas, se destaca la del Señor de las Caídas, considerada una verdadera joya colonial, imagen que tiene como personaje principal a Jesús Nazareno cargando la cruz camino al Calvario, acompañado por esculturas de soldados romanos. La imagen es llevada por los Cargueros en sus hombros en las procesiones de Martes y Viernes Santo, su peso aproximado es de una tonelada.

También se venera la imagen del Señor de la Columna, adquirida en el siglo XIX en la ciudad de Barcelona España, traída vía Panamá por su primer propietario, el señor Sergio Córdoba Zúñiga. Otra obra que hace parte del patrimonio artístico, cultural y religioso del templo es la del Señor del Concilio, inspirada en el trayecto de Cristo al Calvario. Esta imagen, tallada a mano, tiene un completo ajuar compuesto por vestidos antiguos de gran valor. Al parecer, esta imagen es española y fue traída seguramente por los Padres Agustinos hace 300 años.

Se encuentra además el cuadro de las Animas, de autor anónimo, que data del siglo XVIII. Esta obra, junto con la imaginaria quiteña y los cuadros del Vía Crucis, obra del maestro pastuso Isaac Santacruz, son tesoros del templo de San Agustín. En el atrio de la entrada al templo se hallan las estatuas de San Agustín y de Santa Mónica, madre del Santo Apóstol.

Bajo el andén de la puerta principal está sepultado el patriota Alejandro Macaulay, fusilado en Pasto el 26 de enero de 1813 por orden del Gobernador de Quito, Don Toribio Montes. La historia, el arte y la religiosidad enmarcadas en este sagrado templo, permiten sentir paz en el espíritu, y regocijo en el alma de quienes lo visitan.

Dirección: Calle 16 # 24 - 70